Por qué debes poner Ventanas Correderas de Aluminio en Casa

¿Ventanas correderas de aluminio para mi hogar? ¿Sí o no? Si has llegado hasta aquí, seguramente te hayas hecho más de una vez esta pregunta (y es normal). Existen diversos sistemas para las ventanas de aluminio y cada uno es ideal para determinadas situaciones.

Antes de nada, debemos decir que no es necesario tener el mismo sistema de apertura en todas los cerramientos de la vivienda, sino que, como ya hemos dicho antes, deberemos escoger uno u otro en función de las necesidades que tengamos para esa zona del hogar.

Volviendo al tema que nos incumbe, las ventanas correderas son el sistema de cerramiento por excelencia. Es el sistema que se ha empleado durante décadas en la gran mayoría de bloques de viviendas y casas. Y pese a que surgen nuevas modas y opciones, siguen siendo uno de los sistemas más empleados. Por algo será. Veamos por qué.

Las ventanas correderas de aluminio presentan multitud de ventajas, pero la principal es el mínimo espacio que ocupan. A diferencia de las ventanas oscilobatientes que sí ocupan un espacio aledaño al abrirse dentro de la habitación.

El espacio es algo muy importante ya no sólo en viviendas por temas de distribución de mobiliario y aprovechamiento de la zona habitable, sino también en oficinas y salas de trabajo. En esos casos, los metros cuadrados están muy aprovechados y quitar alguno para poder abrir la ventana supondría un problema. Con lo que las ventanas correderas son siempre la mejor opción.

Es cierto que también hay algunos inconvenientes si lo comparamos con otros sistemas, como podrían ser un aislamiento menor o la mayor dificultad para su limpieza.

Sabiendo esto, esperamos que tengas una idea más clara del tipo de ventanas de aluminio que necesitas para tu hogar. Si deseas más información sobre las ventanas correderas, no dudes en contactarnos y nuestros expertos resolverán todas tus dudas.

No hay comentarios

Agregar comentario